Arañas vasculares

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Arañas vasculares

Cada día resultan más las personas, pero sobre todo mujeres -probablemente porque los estrógenos favorecen su presencia- que sienten sobresalto al ver aparecer pequeños ramilletes de venas violetas o púrpuras en la superficie de la piel, más específicamente en las piernas, muslos y pelvis.

Como son asintomáticas, quienes las padecen no se dan cuenta hasta que las ven al tomar una ducha, ir a la playa o examinar más detenidamente su cuerpo.

¿Qué son las arañas vasculares?

Se trata de las llamadas arañas vasculares, nombre asociado a  tales arácnidos, porque recuerdan a ese insecto de cuyo  cuerpo central  salen patas largas y de fino grosor, pero si fueran muchos hilitos. Estéticamente restan belleza y quienes desean vestir una falda, pantalón corto o bikini se sienten cohibidas de mostrar tales “arabescos”.

Los expertos en el tema las califican como dilataciones de vasos capilares del árbol venoso más periférico, ese que está en la región inmediata debajo de la epidermis.

Igual reciben el nombre de telangiectasias, procedente del griego tele-angeion vaso lejano = capilar y ectasia o ectasis: dilatación o expansión.

Aparecen de manera espontánea y pueden no tener gran repercusión, pero sí son causa frecuente de consulta médica, sobre todo de mujeres en un rango de edad que parte de los 40 años y se alarman ante la aparición de esas arañas vasculares y desean eliminarlas para lucir una piel más atractiva.

¿Por qué aparecen las arañas vasculares?

La aparición de las arañas vasculares o telangiectasias puede responder a varias causas, que van desde la hereditaria, si nuestras madres o abuelas las presentaron. También la genética tiene un rol determinante en pacientes con enfermedades tales como la ataxia-telangiectasia, el síndrome de Osler-Weber-Rendu, la enfermedad de Sturge-Weber y la xerodermia pigmentosa.

Si la persona lleva una vida sedentaria, sin practicar ejercicios físicos, esto va en detrimento de la circulación sanguínea y pueden presentarse las arañas vasculares, lo mismo en la mujer en la etapa del embarazo, ya que los niveles de hormonas femeninas son mayores y favorecen la presencia de tales ramilletes venosos.

Entre las causas de su aparición hay que citar el consumo de alcohol, y esto afecta por igual a los hombres. El envejecimiento es otro factor porque la circulación sanguínea ya no es tan fluida.

Exponerse demasiado al sol representa un riesgo y puede favorecer la visualización de tales arañas vasculares, mientras otro tanto tiene que ver con enfermedades cutáneas, pues algunas patologías de la piel se manifiestan con telangiectasias de mayor o menor tamaño, como la rosácea y el carcinoma basocelular.

¿Qué tratamiento debemos seguir?

Hay quienes optan por vivir con esos “arabescos” aparecidos en su piel, pero generalmente muchas mujeres al notar lo antiestético que resultan las arañas vasculares o telangiectasias buscan un tratamiento adecuado.

Existen tres modos que muchas prefieren, e incluyen la escleroterapia química, la escleroterapia térmica y la microcirugía.

En la primera, el especialista se auxiliará de una aguja muy fina, cuyo pinchazo es casi imperceptible y mediante la cual inyectará un producto químico -con frecuencia son detergentes, microespumas, o soluciones osmóticas- dentro de los pequeños vasos dilatados para que se obstruyan y así no se acumule sangre en su interior.  Puede provocar un ligero escozor, pero no es una gran molestia.

Como segunda opción,  está la química, es decir, trombosar los vasos sanguíneos dilatados para impedir que se llenen de sangre. En este caso se realiza mediante un láser –pueden ser de luz pulsada, de pulso corto o largo- que consigue quemar el vaso a través de la epidermis. Siempre deberá tenerse en cuenta el tipo de piel del paciente.

Por último, igual se recomienda la microcirugía para mediante microscopio extirpar las arañas vasculares. Pero es una técnica muy útil sobre todo cuando las telangiectasias son grandes y extensas, porque si son pequeñas quedarían cicatrices que marcarían la piel.

Consejos para prevenirlas

¿Cómo prevenir las arañas vasculares? Es una pregunta recurrente en las mujeres que desean lucir una piel sana, sin manchas ni venas, y a ellas les aconsejamos la práctica de ejercicios físicos, al menos cinco horas a la semana, no exponerse demasiado al sol y recordar siempre el uso del protector solar.

Evitar el aumento del peso corporal que conduzca a padecer obesidad.

Como explicamos anteriormente en este artículo, el consumo de alcohol es otro factor negativo, de ahí que debamos cuidar de no caer en adicciones que a la larga afectarán la salud, en general.

Hay mujeres e igual hombres que asumen cánones de moda que estimulan el uso de ropa muy ajustada y desconocen que daña el flujo de la circulación sanguínea y puede provocar la aparición de arañas vasculares.

Si ya se ha llegado a la tercera edad igual es conveniente ejercitarse en correspondencia con los años y por indicación del especialista, así como llevar una vida sana.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+