Causas de las varices

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Foto de las causas de las varices

Las varices son causadas por dilataciones venosas que provocan que haya una incapacidad para retornar de forma eficaz la sangre al corazón. Una vez que el corazón bombea la sangre hacia todos los tejidos del cuerpo y esta fluye por el torrente sanguíneo, es devuelta por las venas nuevamente hacia el corazón. Las diminutas válvulas presentes en las paredes elásticas de las venas tienen la responsabilidad de abrirse para permitir que la sangre fluya hacia el corazón y cerrarse para evitar que retroceda, pero a veces fallan en este funcionamiento. Es de esta manera que la sangre se acumula en las venas, lo que trae consigo que se agranden y se vuelvan varicosas.

En el caso de las piernas estas deben trabajar contra la gravedad para el retorno de la sangre al corazón, por lo que realizan un esfuerzo muy superior al del resto. Es debido a esto que la aparición de las varices es más común en los miembros inferiores, aunque pueden aparecer por todo el cuerpo.

Causas de aparición de las varices

Hay diversas causas que provocan que una persona, generalmente adulta, padezca de esta enfermedad. Y es que precisamente la edad es uno de los principales factores de riesgo, el cual está asociado a la pérdida de elasticidad de las venas. Una vez que las venas se estiran y han perdido su capacidad de recuperarse hasta su forma original, las válvulas se vuelven débiles y no son capaces de detener el retroceso de la sangre.

La insuficiencia venosa es un padecimiento en el que es común encontrar válvulas débiles o daños en las venas, ya sea por antecedentes familiares u otras causas. Las válvulas unidireccionales que controlan el retorno de la sangre de la parte posterior del cuerpo al corazón, comúnmente fallan filtrando de nuevo la sangre en las venas. Es por esto que las personas que padecen insuficiencia venosa tienen un alto riesgo de padecer problemas vasculares, en los que las venas terminan perdiendo elasticidad, dilatándose y convirtiéndose en varices.

La genética puede ser como se mencionaba con anterioridad, uno de los factores de riesgo más significativos para la aparición de las venas varicosas en el cuerpo. De esta manera la posibilidad de padecer los estragos de una anomalía vascular de este tipo es mayor, si existen casos documentados de miembros cercanos de la familia que también la han tenido.

Entre otra de las causas de aparición de las varices se encuentra el embarazo, por lo cual las mujeres son más propensas a padecer esta enfermedad. La razón fundamental es que durante el embarazo, para apoyar el crecimiento del feto, ocurren cambios circulatorios en que se aumenta el volumen de sangre al cuerpo, pero se disminuye el flujo que circula desde las piernas hasta la pelvis. Es así como muchas mujeres ven aparecer sus venas varicosas por primera vez, que pueden empeorar al final del embarazo cuando el útero ejerce una mayor presión. Los cambios hormonales del embarazo también pueden desempeñar un papel activo en este proceso.

Y los cambios hormonales son precisamente otra causa de las varices, pero no solo los que ocurren durante el embarazo. Es evidente que las mujeres son más propensas a padecer estos cambios hormonales que los hombres, además existen estudios que han demostrado que las hormonas femeninas tienen una tendencia a relajar las paredes de las venas y a provocar fugas en las válvulas.

La exposición prolongada al sol es siempre desaconsejable por un sinnúmero de razones, siendo el desarrollo o el empeoramiento de las varices uno de ellos. Es así como sucede que en verano debido al calor intenso y el sol, las varices empeoran considerablemente en un gran número de casos.

El sobrepeso, la falta de ejercicio y el sedentarismo completan este ciclo de las causas que más inciden en el desarrollo de las varices. Mientras mayor es el peso corporal, mayor es también la presión que se ejerce sobre las válvulas de las venas, con altas posibilidades de debilitamiento y fuga. En este caso también es más significativo el impacto del peso corporal de las mujeres que el de los hombres. Y en cuanto a la falta de ejercicio, este tiene un impacto directo en el funcionamiento de la bomba muscular del cuerpo.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+