Dolor de varices en las piernas

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Foto de dolor de varices en las piernas

En estos meses de verano, muchas mujeres sobre todo adultas se quejan de dolores en las piernas, motivado por el padecimiento de varices que se manifiesta con mayor periodicidad debido al calor, con cansancio, pesadez en las extremidades inferiores, hormigueo, edemas y también picor.

Por tratarse de una patología evolutiva y de carácter crónico, resulta muy importante frenar la evolución del proceso para prevenir y evitar sus posibles complicaciones vasculares como flebitis, tromboflebitis y úlcera varicosa.

Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, usualmente lo hacen en las extremidades inferiores, por lo cual en las piernas o los muslos se hacen visibles unos cordones venosos debajo de la piel con recorrido serpenteante, con frecuencia comunicados entre sí y provocan molestias en las piernas y problemas estéticos.

Foto de consejos para aliviar el dolor de varices

Consejos para aliviar el dolor de varices

Las válvulas de las venas de las extremidades inferiores se deterioran por diversas causas y eso afecta el flujo de la circulación sanguínea. Por el aumento de presión, las venas se dilatan y tensan, apareciendo las varices debajo de la piel de piernas y muslos, con el consiguiente dolor.

Antecedentes genéticos, una vida sedentaria y alimentación no adecuada son factores claves para que aparezca este problema.

Te explicamos cómo puedes aliviar el dolor de las varices y tener mejor calidad de vida.

Evitar el sobrepeso

Esa molestia puede aliviarse o prevenirse si evitamos tener sobrepeso, ya que mientras más kilogramos tenga el cuerpo habrá una presión excesiva en las piernas y en el sistema circulatorio, cuyo flujo sanguíneo sentirá igualmente las indeseadas consecuencias.

Dieta saludable

Relacionado con este aspecto citado aparece la necesidad de mantener una dieta saludable, minimiza o elimina la sal de tu comida, los embutidos, las conservas, pues contribuyen a la retención de líquidos y a agravar el dolor.

Resulta muy conveniente el consumo de fibras para reducir la incidencia de las varices, pues de acuerdo con investigaciones la carencia de éstas aumenta la presión a nivel abdominal y provoca insuficiencia venosa, favoreciendo la aparición de varices o hemorroides.

Bayas, frambuesas y fresas

Se recomienda comer bayas, bien sean frambuesas, fresas y otras en el postre después de las comidas o en el desayuno, ya que contienen flavonoides, pigmentos que ayudan a fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos, y a prevenir las várices y las hemorroides.

Huir de una vida sedendaria

A veces el trabajo que realiza la mujer, bien sea en oficinas o porque permanece en su casa en labores hogareñas, provocan que se descuide de ejercitar su cuerpo y asumen el sedentarismo como algo natural, cuyas consecuencias igualmente se reflejan en la aparición de varices y dolores de las piernas, de ahí que deba evitar por todos los medios ese estilo de vida.

Hay que Intentar salir y andar durante no menos de 20 minutos. Igual montar en bicicleta también resulta efectivo.

Evita la ropa ajustada

Muchas mujeres usan ropa sumamente ajustada, sobre todo vaqueros y otros tipos de pantalones, que les provoca insuficiencia en la circulación sanguínea, con sus consiguientes consecuencias para las varices y la aparición de dolores en las extremidades inferiores.

Eleva las piernas

Tanto cuando esté descansando o durmiendo eleve las piernas por encima del nivel del corazón tres o cuatro veces al día durante 15 minutos cada vez, pues esto evita que la sangre se estanque en las venas.

No se sienta ni se pare por mucho tiempo, cuando lo haga mueva las piernas con intervalos de pocos minutos.

Evita estar mucho tiempo de pie

Permanecer largo tiempo de pie, sobre todo si se lleva calzado alto, provoca malas consecuencias cuando se padece de varices, porque aparece sin dudas el dolor en las extremidades inferiores. De ahí que siempre que pueda alternarse la postura de sentado y de pie en ciertos intervalos de tiempo, debe hacerse.

Usa calzado comodo

Se aconseja usar calzado cómodo, dejar solo para ocasiones especiales los de tacón alto. Igualmente evitar cruzar las piernas, pues esto dificulta la circulación sanguínea.

Foto de plantas medicinales venotónicas para el dolor de varices

Remedio natural: plantas medicinales venotónicas

En la búsqueda de alternativas para aliviar el dolor de las piernas cuando hay varices, algunos recomiendan utilizar las plantas medicinales venotónicas.

Tienen propiedades que reducen la hinchazón y poseen un efecto antioxidante, representan a su vez, un recurso natural que ayuda a evitar que los capilares se dilaten, mejorando su resistencia.

Entre ellas figuran las hojas de Hamamelis, las hojas de vid roja y el Ginkgo Biloba. Todas pueden encontrarse en tiendas de productos naturales.

Se aconseja beberla en infusiones dos veces al día, por un período de tiempo. También se expende en forma de geles o cremas que alivian el dolor al ser aplicados sobre las piernas.

Igual se recomienda el Castaño de Indias entre los remedios para tratar las varices, pues en sus semillas se haya un componente llamado “escina” que favorece que la sangre fluya con normalidad, al tiempo que reduce los edemas, evitando además la retención de líquidos.

Reduce el dolor, la pesadez y los calambres. Se vende en tiendas de productos naturales en forma de cápsulas.

Siempre deberá consultarse con el médico, quien determinará si deberán tomarse unos 400 mg al día en dos tomas, una en el desayuno y otro antes de la cena, para evitar los calambres y los dolores nocturnos que provocan las varices.

Foto de ejercicios fisicos para el dolor de varices

Ejercicios para reducir el dolor de varices

La práctica de ciertos deportes ayuda a mitigar la mala circulación, se recomienda la natación, montar bicicleta, practicar yoga o las caminatas, porque no implican movimientos bruscos o saltos.

También hay una serie de ejercicios suaves que pueden practicarse en la casa y permiten fortalecer los músculos y hacer circular mejor la sangre.

  • Ejercicios acostada boca arriba. Mueva las piernas como si estuviera montando en una bicicleta. Extienda una pierna hacia arriba al cielo y doble la otra pierna. Luego, cambie de pierna.
  • Párese en un escalón sobre la región metatarsiana. Mantenga los talones sobre el borde del escalón. Párese en los dedos y deje que los talones caigan por debajo del escalón. Estire la pantorrilla. Haga de 20 a 40 repeticiones de este estiramiento.
  • Movimiento de los dedos de los pies: con las piernas ligeramente elevadas, flexionar y extender los pies y los dedos, de 20 a 25 veces.

Ejercicios sentada en una silla o butaca:

  • Separar y juntar las puntas de los pies.
  • Balanceo sucesivo sobre las puntas de los pies y talones.

Ejercicios para realizar de pie:

  • Apoyarse sobre los talones levantando el antepié.
  • Ponerse de puntillas.

Cuidado de la piel

Por último, se aconseja cuidarse la piel, mantenerla bien humectada porque ayuda a conservarla saludable.

Hable siempre con el médico antes de usar cualquier tipo de lociones, cremas o ungüentos antibióticos.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+