Edemas y úlceras vasculares, guía completa

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Edemas y úlceras vasculares, guía completa

Los edemas y las úlceras vasculares se suelen producir en más ocasiones de lo que podríamos pensar. Por este motivo, si estás sufriendo una úlcera vascular y o edema, te invito a leer este artículo para que puedas tener más información sobre el problema.

¿Cuándo se producen los edemas?

Los edemas se producen cuando hay un problema en el cuerpo y por ello se acumulan en las venas una gran cantidad de sangre. Al no poderse acumular tal cantidad de sangre en la vena, esta sangre sale al exterior, donde se acumula fácilmente. Normalmente estas acumulaciones se suelen producir en las cavidades del organismo y en el tejido celular subcutáneo. Cuando se produce este cúmulo anormal es cuando decimos que se ha producido un edema.

Además, en muchas ocasiones los edemas ayudan a que la piel se rompa, ayudando a la aparición de úlceras vasculares.

Tipos de edemas

Existen diferentes tipos de edemas y estos se suelen clasificar dependiendo del tamaño y de la zona donde se sitúen localizados o también son clasificados como generalizados. Estos últimos se producen en cualquier parte del cuerpo de la persona que sufre el problema.

Si nos centramos en los edemas localizados podemos destacar la ascitis, hidrocefalia, hidrotórax, macular, pulmonar, cutáneo entre muchos más.

¿Qué provoca los edemas?

Los edemas pueden ser provocados por muchas causas, pero te vamos a mostrar las más importantes para que las puedas conocer.

Una de las causas más comunes de la producción de los edemas es la insuficiencia cardiaca. Cuando el corazón no tiene fuerza para bombear sangre al resto del cuerpo, los edemas suelen ser muy comunes, sobre todo en la zona de las piernas y los tobillos.

Los problemas circulatorios también suelen provocar edemas en la zona de los tobillos y de las piernas.

La hipertensión puede ser otro problema que puede llegar a provocar edemas. El problema de estos edemas es que pueden crearse en zonas como el corazón o el riñón, haciendo que los problemas de salud sean todavía más graves.

Las enfermedades de riñón suelen provocar edemas, sobre todo en las personas mayores. Estos edemas pueden ser generalizados o localizados.

Otras causas que pueden provocar los edemas pueden ser los anticonceptivos hormonales, el embarazo o la cirrosis hepática entre otros. Si quieres conocer más causas, puedes ver más información aquí.

Estadios de los edemas

En la primera etapa del edema nos encontramos como las venas no son capaces de mover la sangre que deberían, produciendo una hipertensión capilar. Además se produce en la primera etapa corona flebectásica.

En la segunda fase ya podemos ver como las venas están dilatadas. Se produce una dermatitis ocre.

El último estadio corresponde a la aparición de las úlceras.

Características de las úlceras venosas

Para que puedas conocer sus principales características, a continuación te voy a mostrar un listado de las principales.

  • Pulsos presentes.
  • Su tamaño puede variar dependiendo del tipo de úlcera que se esté produciendo.
  • Se pueden dar de manera única o multiple.
  • Pueden tener una forma irregular, ovalada o redonda.
  • El fondo suele ser rojo debido a la congestión. Pero si hay necrosis, este fondo puede ser amarillo.
  • Los bordes son suaves.
  • La gran mayoría de úlceras suelen ser dolorosas, aunque hay casos en los cuales las mismas son indoloras.
  • En los casos más extremos pueden llegar a rodear toda la pierna, aunque con control no es muy común que este problema llegue a ser tan grave.

¿Cuál es el tratamiento?

Para eliminar una úlcera venosa, en primer lugar hay que eliminar el edema. Si el edema no es eliminado, la úlcera no podrá desaparecer.

Para conseguir eliminar el edema, en primer lugar se recomienda al paciente elevar las extremidades afectadas para mejorar la circulación y realizar terapias para mejorar la circulación y sobre todo conseguir que el edema no se pueda volver a producir.

Por otra parte, cuando un paciente acude a la clínica con este problema, siempre se suele realizar un estudio Eco Doppler para ver si es factible o no una intervención quirúrgica para corregir la hipertensión en las venas.

A su vez, este mal no suele exigir hospitalización, a excepción de los casos más graves. Estos casos graves se consideran cuando la ulcera tiene un tamaño superior a los 12 cm, hay gran presencia de edemas, hay un dolor excesivo o si se ha producido una infección en el edema.

Tratamiento con ondas sonoras

El último avance que ha llegado a las clínicas para hacer frente a este problema son las ondas sonoras. Gracias a esta tecnología, se consigue reactivar la función fisiológica normal, lo que quiere decir que mejora los edemas y evitar que se puedan volver a producir. Es una tecnología que está dando muy buenos resultados y no es para nada dolorosa.

Normalmente este tipo de tratamiento se suele dar en sesiones de unos 30 a 45 minutos y los resultados son visibles desde el primer momento.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+