Tratamientos de varices

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Foto de tratamientos de varices

Las varices son un padecimiento cada vez más prevalente, con cifras que rondan alrededor del 15-20 % de la población adulta general, de las cuales una tercera parte presenta dolor o complicaciones severas asociadas. En esta patología del sistema venoso las válvulas de las venas dejan de funcionar debidamente, provocando un área de reflujo que aumenta la presión y termina produciendo una dilatación de las venas. Las varices son comunes en la parte posterior de las piernas, aunque también se pueden manifestar en el esófago (varices esofágicas), en la pelvis alrededor del útero (varices pélvicas), en los testículos (varicocele) o en la región anal (hemorroides).

La Flebología es la especialidad médica que se encarga del estudio, el tratamiento y la prevención de todas las enfermedades que atacan al sistema venoso, incluidas las varices. Los tratamientos son muy variables y se eligen dependiendo de las condiciones clínicas del paciente y del objetivo que se persiga, que puede ser aliviar los síntomas, prevenir el surgimiento de complicaciones o mejorar la estética. La tendencia general de los especialistas suele ser indicar el procedimiento menos invasivo posible y recurrir a la opción quirúrgica en los estados más avanzados de las varices.

Tratamientos preventivos o para síntomas moderados

Para los síntomas leves o moderados de las varices, de forma general se recomiendan una serie de pautas encaminadas a realizar cambios en el estilo de vida del paciente. Estos cambios pueden ser determinantes para controlar la evolución de las varices, sus síntomas, así como la formación de nuevas venas varicosas.

Usar medias de compresión: Esta es una de las medidas más efectivas que se pueden aplicar en estas circunstancias. Este tipo de medias ejercen una suave presión en las piernas, que mejora el flujo sanguíneo y ayuda a reducir la inflamación.

Elevar las piernas más arriba del nivel del corazón: Estar en esta posición durante al menos 15-30 minutos varias veces al día, resulta muy estimulante para que la sangre fluya de regreso hacia el corazón.

Incluir un plan de ejercicios en la rutina diaria: El ejercicio físico es muy beneficioso para disminuir la presión circulatoria y para la salud en general. Ayuda a contrarrestar los efectos de una vida sedentaria, al igual que a las personas que por razones de trabajo pasan largas horas en posición de pie o sentados.

Mantener un peso saludable: El sobrepeso es uno de los factores de riesgo principales de las varices, ya que el corazón funciona con más esfuerzo cuando el peso no es el adecuado.

Evitar el uso de ropas y zapatos apretados: Ambos son perjudiciales para el retorno venoso y la musculatura de las piernas. Se deben evitar en especial las prendas que compriman la zona de la cintura y los zapatos de tacones elevados.

Tratamientos para la eliminación de las varices

Las opciones para la eliminación de las varices varían en dependencia del tamaño y las condiciones de las venas varicosas. La cirugía convencional requiere la internación en un hospital y una recuperación con postoperatorio, mientras que las técnicas más novedosas son generalmente ambulatorias porque resultan menos invasivas.

Stripping o Fleboextracción

Este es el tratamiento quirúrgico convencional de las varices, el cual se basa en una operación quirúrgica clásica. Un cirujano vascular es el encargado de efectuar el procedimiento que consiste en la extirpación de todas las venas varicosas visibles, además de la vena safena interna y/o externa que se considera que son el origen de las varices. Es una técnica que ha sido cuestionada frente a otras menos invasivas que plantean soluciones con iguales resultados clínicos, pero aun así sigue siendo muy practicada. La recuperación no es inmediata, se requiere un postoperatorio durante varios días antes de incorporarse a la vida laboral.

CHIVA

La Cirugía Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria supone una manera diferente de tratar las varices. Se trata de una técnica más conservadora que se basa en la preservación del sistema venoso superficial (safena interna y/o externa) para asegurar el correcto drenaje venoso. Mediante un ecodoppler se localizan los puntos conflictivos del sistema venoso a intervenir. Se realizan incisiones muy pequeñas a través de las cuales se busca canalizar la sangre de las venas afectadas hacia otras venas profundas. Al ser una cirugía mínimamente invasiva se utiliza también en las fases anteriores a la aparición de las varices, como tratamiento para la insuficiencia venosa no varicosa. El tipo de anestesia que se emplea es local simple o local con sedación.

Escleroterapia

La escleroterapia es un procedimiento eco-guiado en el que se realiza la inyección de una sustancia química, generalmente una microespuma, en el interior de una vena varicosa. Esta sustancia esclerosante provoca un proceso de irritación que termina en la oclusión de esa vena, sin necesidad de extirpación ya que con el tiempo se absorbe completamente por el organismo. Este es considerado uno de los tratamientos menos invasivos existentes en la actualidad, ya que no requiere cirugía y puede realizarse de forma totalmente ambulatoria. Es indicado sobre todo para el tratamiento de varices recidivadas, que son aquellas que una vez tratadas vuelven a aparecer. Puede requerirse la aplicación de varias sesiones, en dependencia de la gravedad de las venas a tratar y su longitud.

Ablación endovenosa por láser

La ablación endovenosa por láser es un procedimiento guiado por imágenes, en el que se utiliza el calor proveniente de un láser para sellar la vena safena. Se realiza un corte en la piel cerca de las venas varicosas, a través del que se introduce un catéter en cuyo extremo se encuentra un dispositivo, en este caso un láser para bloquear la vena enferma. Una vez que se logra la ablación de la safena, se procede a extirpar los paquetes venosos que la acompañan. Esta constituye una técnica relativamente poco invasiva, en la que se evita la agresión de la extirpación de la vena safena y las complejas cicatrices.

Ablación endovenosa por radiofrecuencia

La base del procedimiento de ablación endovenosa por radiofrecuencia es la misma que la anterior, pero en este caso se utilizan ondas de radio para generar calor. Estos tratamientos endovenosos tienen buenos resultados, pero son poco experimentados aún para comparar resultados a largo plazo con otros métodos convencionales como el Stripping. Tampoco se pueden practicar a todos los pacientes, ya que el tamaño de las venas determina si es posible que pueda navegar el catéter por su interior o no.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+