Trombosis venosa, guía básica

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Foto de trombosis venosa

¿Qué es la trombosis venosa?

Cuando un coágulo sanguíneo toma lugar en las venas, podemos decir que nos encontramos ante una trombosis venosa.  Esta formación hemática es el producto de un desequilibrio coagulativo en el sistema venoso que impide el flujo sanguíneo adecuado y puede en ocasiones causar la muerte.

¿Se considera una enfermedad mortal?

Una vez que el coágulo ha alcanzado un tamaño suficiente, puede llegar a desprenderse y viajar por el torrente sanguíneo. Las venas impulsarán el trombo hacia el corazón, pudiendo terminar alojado en los pulmones y causar lo que se conoce como tromboembolismo pulmonar, una obstrucción de las arterias pulmonares que resulta extremadamente mortal.

Entonces ¿La coagulación es mala?

En absoluto. Los procesos coagulativos acontecen como una respuesta natural del organismo ante la pérdida de sangre, como por ejemplo cuando nos hacemos una herida. En ese caso, aumenta el número de plaquetas en sangre, y el fibrinógeno, una proteína soluble, se vuelve insoluble para formar el trombo. Este proceso enzimático puede verse alterado ante ciertas situaciones o factores de riesgo y volverse una enfermedad.

¿Cómo está compuesto un trombo?

Principalmente de fibrina (fibrinógeno modificado), además de otras proteínas, sales, agua y células sanguíneas.

¿Qué diferencia la trombosis venosa superficial de la de tipo profunda?

Si el coágulo toma lugar en las venas subcutáneas de la piel, estaremos en presencia de una trombosis venosa superficial. En cambio, cuando ocurre en las venas internas de los músculos, nos referimos entonces a la trombosis venosa profunda. Esta última es considerada la más peligrosa, por sus cualidades asintomáticas y sus graves complicaciones.

¿Dónde se forman los coágulos?

En la mayoría de los casos, la trombosis venosa se origina en las extremidades inferiores, especialmente la zona de los muslos. Sin embargo, puede ocurrir también en la pelvis, los brazos y el cuello.

¿Cómo se clasifica la trombosis venosa?

Según el tamaño que ocupe, la trombosis puede ser de tipo ocluyente (cuando alcanza prácticamente el diámetro de la vena), o de tipo mural (su tamaño no es suficiente para obstruir la estructura venosa). Además, suelen diferenciarse atendiendo a su localización: trombosis por precipitación (en arterias y el corazón), trombosis hialina (vénulas y capilares) y trombosis por coagulación (venas).

¿Cuáles son las causas que propician la trombosis venosa?

Permanecer inmovilizado por un largo período de tiempo (pacientes recién operados, viajes extremadamente largos), poseer más de 60 años de edad o encontrarse bajo la suplementación de anticonceptivos orales, son solo algunas de las disímiles causas que provocan o aceleran la formación de coágulos en la sangre. Puedes ver más sobre los factores de riesgo visitando nuestro artículo sobre Causas de la trombosis venosa.

¿Qué síntomas provoca la trombosis venosa?

Los más comunes se manifiestan en forma de dolor en las extremidades, debilidad, inflamación y enrojecimiento de la piel, así como sensaciones aisladas de calor. Sumado a lo anterior, la taquicardia, el dolor en el pecho y la tos con sangre, pueden ser signos evidentes de una trombosis venosa profunda en estado crítico. Si quieres información más completa, no dejes de leer el artículo que hemos preparado en Síntomas y diagnóstico de la trombosis venosa.

¿Cómo puedo prevenirla?

Además de las indicaciones obvias: ejercitarse frecuentemente (natación, ciclismo, etc.) y mantener una dieta balanceada (nada de grasas o azúcares), debemos evitar también la deshidratación y la inmovilización de nuestras extremidades durante un tiempo prolongado. En ese caso, las cremas anticoagulantes o el uso de medias de comprensión pueden ayudarnos a aliviar la ocurrencia de esta patología.

¿Existe algún tratamiento? ¿Cómo se diagnostica?

El paciente podrá someterse a una ecografía dúplex o una venografía (radiografía mediante solución de contraste intravenosa) para determinar la presencia de coágulos en el organismo. Ante valores positivos, el tratamiento dependerá de la historia clínica del paciente, siendo los medicamentos anticoagulantes (heparina, warfarina) y la trombolisis, los procedimientos clínicos más utilizados para erradicar la trombosis venosa. Tanto de la prevención como del tratamiento puedes obtener más información en nuestro artículo sobre Prevención y tratamiento de la trombosis venosa.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+