Ulceras venosas, guía práctica

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Ulceras venosas, guía práctica

Las úlceras venenosas son un tipo de úlcera vascular. Las úlceras vasculares se clasifican, según su etiología, en venenosas o arteriales. Las venenosas son resultado de la acumulación de la sangre en las venas de la parte baja de las piernas, provocando cambios muy visibles y dolorosos en la piel. Puede ser el resultado del descuido o de un mal diagnóstico.

Los tratamientos para esta dolencia, tienen una duración aproximada de dos a tres semanas, siempre y cuando no existan complicaciones por reacciones adversas. En ese caso, es imprescindible que el paciente sea atendido en una consulta especializada. Son heridas que tardan bastante tiempo en sanar.

Causas de aparición

Todo está relacionado con las funciones de las venas. Estas tienen válvulas que se encargan de enviar constantemente la sangre hacia el corazón. Cuando estas válvulas atenúan su funcionamiento, la sangre se devuelve o se estanca, provocando un exceso de líquido que impide el paso de la sangre hacia el corazón y su acumulación en las piernas. Esto es lo que se conoce como insuficiencia venenosa. El exceso de líquido también provoca que el oxígeno y la mayoría de los nutrientes que necesita el tejido, no lleguen a él. Por tanto, el tejido muere. A raíz de esto surge una herida.

Síntomas comunes

El síntoma más visible es el oscurecimiento de la piel afectada, la hinchazón y endurecimiento. Otros síntomas son los calambres, la picazón y el hormigueo. Todos estos síntomas, aparecen al inicio.

Más adelante, se va creando una úlcera ligera, con bordes irregulares y base roja, a veces cubierta por una capa amarillenta a causa de la infección y el pus. Puede tener un olor desagradable, como a tejido muerto. Provoca un constante dolor en la pierna.

Factores de riesgo

Existen algunos factores que pudieran estar relacionados con la aparición de las úlceras venenosas. Los principales son tener una edad avanzada, poseer varices, antecedentes familiares de este tipo de úlceras y haber tenido, con anterioridad coágulos sanguíneos en las piernas.

Otros factores pueden ser tener una estatura alta, ser mujer (por poseer mayores niveles de la hormona progesterona), la obesidad, el tabaquismo y el embarazo.

Estar de pie o sentado por mucho tiempo todos los días, las fracturas en los huesos largos del cuerpo, las quemaduras o lesiones graves son, también, factores de riesgo.

Tratamiento y cuidados

Lo primero que se debe hacer si aparece una úlcera venenosa es acudir inmediatamente al médico. Este le dará las indicaciones correctas para su tratamiento y cuidado. Si buscas una clínica 100% recomendable, VariCenter.com es la clínica líder en España.

Sin embargo, hay ciertas medidas y acciones que puede tomar para mejorar más rápidamente y no tenga mayores complicaciones.

La higiene es fundamental. La herida debe mantenerla siempre limpia y vendada. De este modo evitará las infecciones. Entre los diferentes tipos de vendajes que hay, el médico le dirá cuál es el que mejor le aplica y cada que tiempo debe sustituirlo por uno nuevo.

La piel alrededor de la herida debe estar bien humectada y limpia. Debe utilizar medias de compresión para aliviar la hinchazón o vendas con apósitos.

Para aumentar la circulación, alce los pies, a un nivel por encima del corazón. Puede ser sentado o acostado. Hacer ejercicios con frecuencia o aumentar la actividad física también es recomendable. No puede faltar, tomar los medicamentos indicados para la cicatrización de la herida.

Recomendaciones generales

Si empieza a enrojecérsele la herida, siente que está caliente, comienza a drenarle, tiene mal olor, fiebre y picazón, acuda al médico, puede ser que este padeciendo una úlcera venenosa.

Mejore su calidad de vida. Aumente su actividad física. Elimine el tabaco. Consuma alimentos saludables y duerma lo suficiente. Si tiene sobrepeso, elimínelo. Si padece de diabetes, cuide y regule la enfermedad.

Teniendo en cuenta estos factores, no solo mejorará la úlcera venosa, sino que en un futuro, le ayudará a prevenirlas.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+