Fit Flop, zapatos que ayudan contra la celulitis

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

¿Y si un simple par de zapatos pudiera ayudarnos a acabar con la maldita celulitis? Ésta es la idea de los creadores de la marca Fit Flop, zapatos que “prometen” muslos más delgados, glúteos más firmes y pantorrillas más curvas. ¿Te lo crees? En este artículo vamos a analizar las características de los zapatos y a intentar analizar si lo que nos prometen será verdad.

Zapatos adelgazantes

Estos “zapatos adelgazantes” desarrollados por el Dr. David Cook (especialista en biomecánica de la Universidad South Bank de Londres), atrajeron a Uma Thurman y Julianne Moore. La promesa de la marca es atractiva: muslos más delgados, nalgas más firmes y pantorrillas más curvadas (casi) sin esfuerzo. En 2009, la diseñadora canadiense Marcia Kilgore recibió el premio “Innovación del año” de la revista Harper’s Bazaar con este marca.

¿Cómo funciona el sistema? El secreto de los zapatos Fit Flop es su suela, ligeramente desequilibrada: la espuma sobre la que se camina es más o menos densa en función de la zona del pie que descansa sobre ella, lo que “fuerza” un trabajo constante de los músculos de las piernas. De ahí que “prometan” un mayor gasto calórico, un 15% extra de media según los expertos de Fit Flop. Según la firma es casi como como caminar sobre la arena todo el tiempo

Qué nos gusta de los Fit Flop

La tecnología Microwobbleboard de los Fit Flops recuerda a un accesorio de Pilates que se basa en la propriocepción. En concreto, se trata de un disco colocado en una media esfera: el reto es estar en equilibrio en la plataforma, lo que hace que todos los músculos, desde la pierna hasta los glúteos, trabajen. La inestabilidad creada por las diferentes densidades que componen la suela (hay 3 en total) nos obliga a hacer más esfuerzo al caminar, lo que ayudará a erradicar nuestra celulitis.

Además de su funcionalidad, lo que también nos gusta es la multitud de estilos que hay. No tienen tanta variedad en zapatos planos como puedes encontrar por ejemplo en ulanka.com, pero si eres de zapatos planos, tienes zapatos planos en su catálogo. Pero además también hay botas, chancletas, sandalias, zapatillas, mocasines,… Hay algo para todos los gustos.

Diseñados por un especialista biomecánico, estos zapatos garantizan el máximo confort: al utilizarlos, se corrige la postura, desaparece el dolor de espalda, se protegen las articulaciones. No obstante, si sufre de trastornos musculares y/o articulares, se recomienda consultar a un médico antes de usarlo.

Qué no nos gusta tanto

Obviamente no es magia: la actividad física regular es esencial para que estos “zapatos adelgazantes” nos den los beneficios que prometen. En otras palabras: hay que caminar, caminar, caminar, caminar, caminar y volver a caminar.

El precio también nos tira para atrás. Empiezan por 30 € un par de chanclas básicas con tecnología Microwobbleboard™, pero hay pares de hasta 400 €. Ese dinero casi preferiríamos invertirlo en unas sesiones de Pilates.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+