Qué son y por qué aparecen las varices

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

 Muchas mujeres y hombres sufren de varices, pero como de ellos saben qué son o cómo manejarlas. En verdad es uno de los problemas más comunes y suele convertirse en un calvario, sobre todo para las personas que quieren una piel tersa y sin imperfecciones. No obstante, también pueden degenerar en problemas graves de circulación.

Las várices son un problema circulatorio que afecta a las venas, sobre todo las que se encuentran en las piernas. Algunos de los síntomas que presentan son el cansancio, pesadez, hinchazón y calambres.

Como primera medida, las várices se presentas con las denominadas arañitas en las piernas, que no son otra cosa que roturas de pequeños capilares que suceden cuando la circulación no es del todo adecuada. Luego, aparecen las várices. Y aunque estos procesos suelen ser benignos, no lo son cuando existen insuficiencias venosas de carácter profundo. En una gran cantidad de casas, lo que se suele producir es una dilatación de las venas, por lo cual se dice que quien tiene várices cuenta con una mala circulación.

Cuando una persona sufre várices severas, se debe recurrir al cirujano para resolver el problema y que no supongan efectos más graves.

¿Qué son?

Como ya adelantamos, las várices son dilataciones venosas las cuales impiden que la sangre retorne de forma adecuada hasta el corazón. En estos casos, ocurre que las válvulas venosas no cierran como es debido, lo que produce una alteración y cierta cantidad de sangre se desplaza hacia abajo o se acumule. Lo anterior provoca que las venas se dilaten y lleguen a ser visibles y produciendo problemas de salud severos.

Si este tipo de procesos se llegan a complicar, ocurre que se incrementa la presión hidrostática, produciendo la salida de sangre a los tejidos y dando paso a manchas marrones lo cual da lugar a las denominadas úlceras varicosas.

Causas  

Las causas más comunes para este tipo de problemas son, en primera medida, el componente hereditario. Si los padres, los abuelos a algún familiar cuenta con este tipo de problemas circulatorios, es muy normal que los más jóvenes de la familia cuenten con ellos. De igual manera, los defectos en las paredes de las venas son una causa probable y el deficientes funcionamiento de los sistemas reguladores, por lo cual las personas que sufren de várices suelen tener problemas circulatorios. Si quieres más información te recomendamos  https://www.varicenter.com/valencia.php

Tratamientos

Los tratamientos para las várices son muy variados. Van desde el cambio en el estilo de vida, procedimientos médicos para eliminarlas o cerrarlas del todo, algunas veces se utilizan terapias de comprensión y medicinas. Aunque el tratamiento dependerá de los síntomas, de ello tu médico podrá recomendar uno o varios de los tratamientos o incluso ninguno de ellos. En una cantidad considerable de casos, es normal que las várices vuelvan a aparecer, y es probable que necesites tratarte más de una vez.

En caso de que te encuentres embarazada, los médicos tienden a recomendar terapia de comprensión y analgésicos para aliviar los síntomas de las várices, sobre todo porque en estos momentos se presentan dolores y pesadez en las piernas.

No obstante, y esto es algo que no muchas personas saben, los médicos suelen recomendar cambiar los estilos de vida como una forma de aliviar los síntomas de las várices. Para ello, se suele aconsejar mantener un peso saludable, lo cual mejorará el flujo sanguíneo y la presión de las venas será mucho menor.

De igual forma, debes evitar estar de pie o sentado por periodos prolongados. Cuando se esté sentado, lo mejor es que eleves los pies, de forma en que las piernas queden elevadas por encima del corazón. Por último, peor igual de importante, es que te mantengas físicamente activo. Aunque una rutina intensa y rigurosa puede empeorar el problema. Lo mejor es comenzar progresivamente y preguntarle a tu médico cuál es la mejor forma de realizar ejercicio.

Otra de las formas más populares para tratar las várices son los procedimientos médicos, los cuales se basan en los resultados de ultrasonido u otro tipo de exámenes. Estos muestran cuáles son las venas afectadas y la calidad del funcionamiento de las mismas. En algunas ocasiones, se utiliza un láser o energía de radiofrecuencia para calentar en interior de la vena afectada y cerrarlas.

En otros, por ejemplo, se usan productos químicos inyectados directamente para sellarlas. Por otra parte, algunos especialistas recomiendan cirugía para eliminar las várices, aunque esto solo se hace en casos severos. Lo que se procede es a realizar pequeños cortes para eliminar las venas más pequeñas de la superficie de la piel. Para las que son más grandes y profundas se usan herramientas especiales con las que se ligan y eliminan, en un procedimiento llamada ligadura.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+