Verrugas: guía práctica de esta enfermedad cutánea

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

A continuación presentamos una completa guía sobre las verrugas. Si quieres conocer de qué se trata esta dolencia, qué son las verrugas, cuáles son sus causas principales, los diferentes tipos de verrugas que existen y cómo tratar las verrugas sigue leyendo porque en este artículo te respondemos esas incógnitas para que puedas identificar las verrugas de forma mucho más sencilla.

¿Qué son las verrugas?

En primer lugar debes saber que las verrugas son una especie de crecimientos que aparecen en la piel y pueden adoptar muchas formas aunque normalmente son irregulares. Aparecen en la zona de la epidermis y se pueden denominar de forma científica como tumores o deformaciones.

Este tipo de irregularidades de la piel pueden aparecer en las manos, en la cara y en los pies, pero también en otros lugares como las axilas e incluso los genitales según de tipo que sean. Su tamaño, forma, color y características también es muy variable según el tipo de verruga que sea y cuales sean sus causas.

Aunque normalmente no suelen doler algunas de ellas si causan picazón e incluso dolor y son molestas porque son antiestéticas, sobre todo en la cara. Si bien la mayoría son benignas algunas suponen complicaciones y riesgos añadidos a la hora de contraer algunos tipos de cáncer.

Causas de las verrugas

En cuanto a las causas principales de las verrugas cabe reseñar que se trata de un tipo de dolencia cuya causa principal es el conocido como virus de papiloma humano y sus diferentes cepas. Se trata de verrugas de tipo cutáneo y por tanto es un germen el que expande, al contacto con una superficie u otra piel contaminada, esta dolencia.

En algunos casos las verrugas aparecen de forma natural y, aunque aparecen a personas de todas las edades, son los niños los que suelen tener más problemas de verrugas porque sus cuerpos son mucho más sensibles a cualquier bacteria normalmente (fuente).

Este tipo de gérmenes se desarrollan sobre todo en lugares húmedos como por ejemplo heridas o cortes y comienzan a crecer a partir de ellos. Las verrugas crecen muy despacio con lo que normalmente cuando se detectan es imposible saber cuál ha sido el foco de contagio.

Tipos de verrugas

Existen muchos tipos de verrugas distintos con causas, lugares de aparición, formas y colores distintos. Las principales son las verrugas comunes que tienen como una parte dura y son indoloras. Pueden ser desde redondas hasta irregulares. Otro tipo de verruga que también es muy común son las verrugas plantares. Se trata de un tipo de verrugas que aparecen normalmente en la planta de los pies.

Encontramos también las verrugas de agua que las causa el denominado virus mollusca y que suelen tener líquido entre blanco y transparente. Sin duda las verrugas más graves son las genitales, ya que están en las zonas más delicadas del cuerpo y son una enfermedad de transmisión sexual que puede incrementar el riesgo de sufrir otras enfermedades e incluso algunos tipos de cáncer.

¿Cómo tratar las verrugas?

Lo primero que debe quedar claro es que no todas las verrugas se tratan igual ya que su tratamiento dependerá en gran medida del tipo de verruga, del tamaño de la verruga y del lugar en que se encuentre o se encuentren ubicadas. Las verrugas comunes, las que más gente padece, se pueden tratar entre dos semanas y tres meses con diferentes tratamientos caseros o farmacológicos como el ácido salicílico, el uso de cremas específicas o la cinta adhesiva para lograr secar y eliminar por completo la verruga. En estos casos hay que tener mucho cuidado con no quemar la piel sana sino únicamente la verruga. Además, hay que eliminarla por completo o de lo contrario siempre podrá volver a aparecer e incluso convertirse en un foco de contagio para otras zonas.

Existen algunos tratamientos para quemar la verruga que son muy eficientes, como por ejemplo la denominada cantaridina, pero hay que tener mucho cuidado con su uso y recomendamos que siempre la administre un médico para evitar contratiempos. Asimismo, recomendamos otros tratamientos como el nitrógeno líquido para poder congelar la verruga en algunos casos e incluso algunos tipos de inyecciones que sirven para luchar contra el virus que provoca la verrugas.

Asimismo, algunos tipos de verrugas como por ejemplo las planas desaparecen solas, aunque hay algunos casos en los que no lo hacen y resulta clave aplicar algún tipo de tratamiento diferente y leve como las lociones o algunos tipos de cremas. Además el láser, la fototerapia y la cirugía pueden usarse en casos más graves.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+